Suscribete a nuestro Newsletter

Suscríbete

Los retos de la tecnología para adaptarse a las personas mayores

Una mujer mayor habla por el móvil mientras anda por la calle

El envejecimiento de la población y el incremento de la esperanza de vida va a multiplicar el número de personas mayores y eso va a suponer un verdadero reto para la industria tecnológica que cada vez deberá de poner un mayor énfasis en la accesibilidad y en la simplicidad de sus terminales.

  • Lectura Fácil
  • lectura facil

Los teléfonos móviles se deben adaptar a las necesidades de las personas mayores.

Cada vez va a haber más personas mayores y las empresas de tecnología se deben adaptar a sus necesidades.

La empresa de tecnología para mayores Doro afirma que los teléfonos se deben adaptar a las personas con problemas de visión y de audición, deben dar seguridad a los mayores y a las personas con discapacidad, y deben de ser fáciles de usar.

Diego Pavón / Foto: Doro

Así lo considera también Doro, la empresa especializada en tecnología para personas mayores, que ha identificado cuáles serán los principales retos para que la industria tecnológica se adapte a las necesidades de las personas ‘senior’.

Los dos primeros puntos se centran en las pérdidas sensoriales derivados de problemas en la visión y de pérdida de audición.

En el primer caso, Doro señala que las pantallas de los terminales han ganado en calidad pero aún presentan dificultades para personas que sufren, por ejemplo, presbicia o pérdida de agudeza visual.

Para superar este reto, la compañía apuesta por el desarrollo de pantallas nítidas, con un contraste y luminosidad suficiente para personas con problemas de visión, y que utilicen fuentes claras, iconos grandes y un buen contraste entre texto, iconos y el fondo de la pantalla.

En el caso de las personas con pérdida de audición, Doro considera que la industria se debe centrar en las interferencias entre los audífonos y los teléfonos móviles, teniendo en cuenta que casi una de cada tres personas mayores de 65 años tiene problemas de oído.

Así, demanda sonido de alta definición también en ambientes ruidosos y la posibilidad de ajustar las frecuencias.

El tercer reto es global. Se trata de la seguridad que en el caso de personas mayores o con discapacidad puede ser un aspecto complejo de cubrir. Para la compañía sueca los dispositivos para las personas ‘senior’ y aquellas con discapacidad deberían de tener un plus de seguridad que les permita tener una vida independiente el mayor tiempo posible.

Por último, el cuarto reto es la usabilidad de los dispositivos, buscando terminales con un manejo más intuitivo y sencillo. Para ello son fundamentales los accesos directos y los botones físicos, que cada vez son menos frecuentes.

Categorias:

Agregar comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para prevenir envíos de spam automatizado.
Rellene el espacio.

Noticias Relacionadas

Con la colaboración de:

Con la ayuda de:

Entidad de referencia: